Cuando hablamos de ocas, nos referimos a ocas y gansos –el ganso es el macho y la oca es la hembra- y no se separan unos de otros, ni existe diferencia de calidad entre ambos. En unos países se utiliza como nombre genérico al ganso y en otros como el nuestro, a la oca. Generalmente se dice que el plumón de oca –o ganso- goza de mayor calidad que el del pato, ¿es esto cierto? El mejor plumón es el de mayor tamaño, cuanto más grande sea el copo del plumón, mayor volumen y mayor número de cámaras de aire se forman entre ellos. Esto significa que cuanto mayor es el tamaño de los plumones, menos cantidad hacen falta para conseguir un determinado volumen en el edredón y por lo tanto, menos peso. Entre dos edredones que tengan un volumen similar, el que menos pese es el de mayor calidad.

Por lo tanto, podemos afirmar que en términos generales la oca, por tener un tamaño superior al pato, tiene los plumones de mejor calidad. Pero esto no siempre es así, ya que podemos encontrar patos adultos europeos que ofrecen un plumón de mayor tamaño que ocas de origen asiático. La explicación es bien sencilla, las ocas y patos europeos nos ofrecen su plumón cuando han alcanzado su mayor grado de madurez, mientras que en algunos países asiáticos como China,  son sacrificados a las pocas semanas de nacer, cuando su plumón es pequeño y está en fase de desarrollo. La mayoría de los edredones que encontramos a muy bajo precio en las grandes superficies comerciales proceden de China.