¿Cuál es el origen del Plumón utilizado por Ferdown para fabricar sus nórdicos y almohadas?

Ferdown selecciona Pluma y Plumón virgen –no recuperado ni reciclado- en su mayor parte procedente de países europeos como Francia, Alemania, Hungría e incluso del norte de España.

La principal ventaja del Plumón Europeo frente al de origen asiático radica en su mayor tamaño, esponjosidad, capacidad de aislamiento térmico, y menor peso. Además cuenta con la garantía de haber sufrido un proceso de lavado y esterilizado conforme a la exigente normativa europea.

¿Nórdico de Plumón o Pluma?

Un nórdico nunca debería llevar plumas. Este tipo de prendas se encuentran sobre todo en las grandes superficies a precios realmente económicos. Es un nórdico pesado, con poca capacidad de aislamiento térmico y poca transpiración. Su vida útil es además muy limitada.

Los nórdicos de Ferdown están rellenos con Plumón proveniente de animales adultos, que ofrecen un ínfimo peso y una gran capacidad termoaislante, lo que ayudará a evitar la sudoración permaneciendo muchos años como el primer día.

¿Por qué existen grandes diferencias de precio entre productos aparentemente similares?

Si usted va a comprar un jamón ibérico de bellota con una curación de hasta 30 meses, seguro que no le extrañará que le cueste hasta 7 veces más que un jamón serrano económico. Ambos son jamón, pero poco tienen que ver entre ellos.

Con el plumón ocurre lo mismo. El precio del plumón de oca es tres veces superior al del plumón de pato, y veinte veces mayor que el de la pluma. También existe una gran diferencia de precio entre el plumón europeo y el que proviene de países asiáticos como China (de inferior tamaño y calidad).

Si usted paga más, obtendrá un producto de superior calidad y mayor durabilidad. Gastará el dinero una sola vez en un producto que le durará toda una vida.

¿Por qué elegir un nórdico de plumón en lugar de otro sintético o una manta?

Algunas de sus ventajas son:

– Mayor aislamiento térmico con menos peso.

– Mayor adaptabilidad y compresibilidad.

– Mayor capacidad de transpiración.

– Apto para alérgicos a los ácaros.

– Recomendable para personas que padecen asma.

– Mayor durabilidad y vida útil.

– Lavable.

¿Merece realmente la pena el desembolso económico que supone la compra de un nórdico de plumón?

Por supuesto.

Si dividimos el costo del edredón entre el número de noches que lo usaremos, podremos comprobar que es una prenda mucho más económica que otras que cuestan algo menos y cuya vida útil es mucho más limitada.

¿La Pluma huele?

Cuando la pluma está recién lavada, es normal que tenga un ligero y característico olor que desaparece en cuanto se airea. El nórdico de plumón, después de ser desempaquetado, necesitará respirar y adquirir su esponjosidad natural para despedir frescor al olerlo.

¿Es apto para alérgicos al polvo doméstico?

La pluma y el plumón no son alimento para los ácaros, y las condiciones de temperatura, luminosidad y humedad no son las más adecuadas para su desarrollo. Además el tejido forma una barrera eficaz contra ellos.

El doctor Jürgens,H.W. ,de la Universidad de Kiel, Alemania, realizó un estudio de 192 pruebas en almohadas de pluma dando un 78% un resultado negativo de ácaros y un 22% con niveles tan bajos de infestación que fueron clasificados como insignificantes desde el punto de vista alergológico. Los resultados en los nórdicos de plumón arrojaron resultados similares.

Según la publicación de Kemp, T.J. en la revista médica británica British Medical Journal, las almohadas de poliester contienen niveles más altos del alérgeno de los ácaros, que las almohadas de pluma.

¿Y para los que padecen asma?

Se ha demostrado que existe un relación dosis-respuesta entre los niveles de betaglucano presentes en el aire y los síntomas del asma: irritación de garganta, tos seca, picores, irritación nasal, fatiga y alteración de la función pulmonar y respiratoria.

De acuerdo con el estudio de Heyes J. publicado en el Journal of Asthma, 46:1, 64-66, la ropa de cama con relleno de plumón presenta concentraciones menores de betaglucano que la de rellenos sintéticos.

El estudio se realizó tomando muestras de nórdicos y almohadas de hogares en Wellington, Nueva Zelanda. A partir de las mismas se comprobó que el nivel de betaglucano en las almohadas sintéticas duplicaba o triplicaba el de las almohadas de pluma, y en los nórdicos sintéticos los niveles eran entre siete y ocho veces superiores a los de plumón.

¿Fabrica Ferdown nórdicos con distintos gramajes?

Ferdown fabrica nórdicos con gramajes standard adaptados a las distintas climatologías de nuestro país.

Además, para épocas mas templadas como la primavera o el otoño, existen nórdicos ligeros con menos cantidad de plumón. También los hay con una cantidad mayor de la habitual para los más frioleros.

Aquellos que quieran utilizar su nórdico en cualquier época del año, podrán hacerlo utilizando nuestros modelos Combi, que constan de dos unidades ligeras con distinto gramaje; en función de la época del año, se utilizará uno, el otro, o los dos de forma conjunta uniéndolos por los corchetes que llevan en el contorno.

¿Medidas y gramajes a la carta?

Además de las medidas estandard habituales, fabricamos nórdicos en cualquier medida especial.

En caso de que lo requiera, también fabricamos su nórdico con la cantidad de relleno que precise.

¿Cómo debo mantenerlo?

A pesar de que no lo parezca, lo que nos ofrece el aislamiento térmico, no es el plumón, si no la infinita cantidad de cámaras de aire que se forman entre los plumones de buena calidad. Para mantener éstas en perfectas condiciones es preciso airearlo periódicamente. Con esto conseguiremos mantener el edredón durante mucho tiempo como el primer día.

Cuando llegue el calor, guárdelo completamente seco y aireado dentro de una bolsa de algodón.

¿Cómo lavarlo?

Nuestros edredones pueden ser lavados con agua sin problema. Es importante hacerlo con un jabón suave a una temperatura no superior a 30º y secarlos completamente aireando el plumón.

Es imprescindible realizar un correcto secado en secadora. De no hacerse así, el plumón puede quedar apelmazado y sin volumen, en ese caso habría que volverlo a lavar y secarlo correctamente; el edredón quedará otra vez como nuevo.

¿Vale la pena pagar más dinero por una buena almohada de Plumón que por otra más económica?

Desengáñese, en el mundo de la pluma no existen gangas. Cuanto más dinero pague usted, más tiempo le durará la almohada y mayor grado de confort le ofrecerá. Las diferencias de precio de un plumón a otro pueden llegar a ser de 10 a 1, y el grado de satisfacción que experimentará con una, no lo obtendrá con la otra. El dinero lo desembolsará una única vez y una buena almohada le durará mucho tiempo.

¿Cuándo se debe cambiar la almohada?

La gente se acostumbra a dormir con la almohada con la que duerme habitualmente, y por eso precisamente no se percata de que ésta va perdiendo paulatinamente sus propiedades iniciales y llega un momento en que no cumple correctamente su función. Si usted acostumbra a introducir el brazo bajo la almohada, puede ser un síntoma de que necesite cambiarla por falta de apoyo.

Le sugerimos el siguiente test para saber si una almohada mantiene sus propiedades iniciales:

Almohadas de pluma: Coloque la almohada sacudida y esponjada sobre una superficie rígida, dóblela en dos partes –tres si es de matrimonio-, comprímala hasta sacar todo el aire y suelte. Si la almohada mantiene todavía un grado de soporte adecuado, se desdoblará y volverá a su posición inicial. Si está inservible permanecerá doblada.

Almohadas de poliéster: Actuar como con las de pluma, pero antes de soltar, colocar encima un peso aproximado de unos 300 grs. (el peso de una zapatilla de deportes de talla media). Una almohada con soporte podrá con el peso tirándolo y recuperando su posición inicial.

¿Por qué no comprar una Almohada más barata?

Aunque la mayoría de las almohadas parecen similares a simple vista, existen grandes diferencias entre ellas.

La más importante es que una almohada rellena de pluma o plumón, o incluso con látex en copos, se adapta a la forma de nuestras vértebras cervicales sin ejercer presión, mientras que en otro tipo de almohadas, es la persona la que se tiene que adaptar.

La durabilidad y vida útil de nuestras almohadas es sensiblemente superior a las tradicionales almohadas rellenas de fibras.

Mantenimiento y lavado de la almohada

Todo lo explicado para el edredón, es válido para las almohadas.